Archivos Mensuales: julio 2015

La modificación de los estados de conciencia.

Estándar

terapia Tambor

El estado “normal” de conciencia en realidad no existe. Durante el día vamos atravesando diferentes estados de conciencia, así el estado de conciencia recién levantado es muy diferente del que se tiene a las siete de la tarde o antes de ir a dormir. Para entender qué significa una alteración de la conciencia primero debería entenderse que significa esa conciencia. La conciencia es una capacidad de atención sobre uno mismo y el entorno que es diferente para cada uno aunque culturalmente hemos construido una realidad consensuada mediante un sesgo cultural. Esa conciencia sobre uno mismo y la realidad es lo que constituye la identificación de los elementos sensitivos y personales sobre que creemos que somos (elementos internos) y con que nos relacionamos (elementos externos). La identificación de esos elementos y la verificación constante de ellos es lo que permite la creación personal del estado de atención o “normal”. Cualquier alteración de esos elementos, cambia el estado de conciencia. Cuando mayor es la alteración mayor es el cambio de conciencia. Un ejemplo: si cierras los ojos y te estiras, tu percepción de la realidad varía, del mundo exterior hacia el mundo interior, de la posición vertical a la horizontal, si permaneces relajadamente en ese estado tu conciencia variará hacia otro estado: el sueño. Existen muchas maneras de variar la percepción de la conciencia, desde observar la respiración, la contemplación sostenida interna o externa, el aislamiento o la saturación de los elementos sensitivos (por ejemplo mediante una cámara de aislamiento sensorial, el sonido de un tambor repetitivo o una “cuna de bruja”), la variación del equilibrio químico del cerebro (sustancias, hiperventilación, hipoventilación), la variación emotiva (ver una película o enterarse de la muerte de una persona allegada), el movimiento o la quietud corporal y muchos más. Todas la técnicas de modificación de la conciencia o de “éxtasis” (fuera de ti) que se han desarrollado a lo largo de miles de años, desde la meditación, la danza trance o la máquinas de estimulación neuronal, han tenido y tienen el mismo fin: la deconstrucción de esa percepción de la identidad interna/externa. Recomiendo el libro “States of counciesness” de Charles T.Tart para profundizar en el tema.

Jordi Àlvarez, Psicoterapeuta Transpersonal.

Barcelona 25 de Julio de 2015

Anuncios